jueves, 16 de noviembre de 2017

EL INVIERNO Y R.R. MARTIN LLEGARON A LOS CASTILLOS DE ANDALUCÍA



George y María


Hay curiosas ocasiones en la vida. La que me deparó el verano de 2008 fue una de ellas, la visita de G. R. R. Martin a Andalucía. Los periodistas a veces en el afán de embellecer y sintetizar caen en ciertas inexactitudes, me explico: me convertí en la guía de Martin en Córdoba y Granada porque Alex Vidal, mano derecha de Alejo Cuervo, se acordó de mi en aquella ocasión. A mí me apeteció. Entonces Martin era un gran escritor, pero no la celebrity que es ahora. Me apetecía mucho conocerle e iba de camino hacia Almería a pasar unos días con unos amigos, así que le recogimos en Córdoba e hicimos parada en Granada.



Fueron un par de días muy agradables, aunque excepcionalmente calurosos, al estilo sureño. Martin alucinaba bajo 44 grados, bebiendo coca cola como si no hubiera un mañana: era de comprender, en su originaria Santa Fé se va a todas partes en coche, aquí todos los sitios que merecen la pena sólo son accesibles a pie. De ahí vino la dedicatoria que tiene mi libro de Tormenta de Espadas: “To our terrific guide…”. Es de suponer que al periodista no le sonó bien lo de “terrific” y lo cambió con “magnífica”. 

Es una dedicatoria muy divertida, que disfrutamos entre grandes risas.



Aun así visitamos dos edificios tan trascendentes como la Mezquita y la Alhambra y disfrutamos de una cena memorable frente a la Alhambra iluminada. Una noche mágica donde se habló mucho de libros y del futuro de los mismos. Martin es un gran profesional, un hombre dedicado enteramente a la profesión que es evidente que ama. Sus opiniones destilaban un profundo conocimiento del género y de los entresijos del mundo de la escritura y la edición americanos. Fue un privilegio compartir aquellos días con el creador de una de las series más populares de los últimos años; explicarle como se tomó Córdoba en una noche oscura de hace muchos siglos y quién estaba enterrado en la Cámara Real o dónde impartían justicia los sultanes nazaríes. O ver su expresión asombrada mientras le explicaba a Alejo Cuervo como se rompe una nariz con el pomo de una espada de mano y media… imagino que no espera uno eso de señoras con moño y chal de colores.


La Alhambra

Aquí tenéis el relato de aquel verano junto con una de las fotos que nos hicimos, un verano raro muy poco antes de que mi vida diera un giro muy brusco que terminó con mi mudanza a Málaga a la búsqueda de un futuro mejor. Nadie me explicó que aquí encontraría a mis queridos contertulios de la TERTULIA MALAGUEÑA DE CIENCIA FICCIÓN (TerMal), ni que terminaría contando aquel verano tan curioso a un periodista malagueño. Sea como sea, aquí está. Espero que lo disfruten al leerlo con una cervecita y un plato de aceitunas aliñadas ;-)


Patios interiores de La Alhambra

M. J. Sánchez

*******
Mezquita de Córdoba


VACACIONES CON R.R. MARTIN POR LOS CASTILLOS DE ANDALUCÍA

Aquél verano de...

María Jesús Sánchez, una profesora cordobesa que da clases de Historia en el Torre Atalaya, acompañó al creador de 'Juego de Tronos', que quería conocer ciudades y atalayas



FRANCISCO GUTIÉRREZ

Martes, 15 agosto 2017


«A María, nuestra magnífica guía por Córdoba y Granada». Es la dedicatoria que con gran cariño escribió George R.R. Martin a María Jesús Sánchez, profesora del IES Torre Atalaya, escritora y traductora. Las obras del escritor estadounidense aún no habían alcanzado fama mundial gracias a la serie de la HBO 'Juego de Tronos', pero ya por 2008 era un autor lo suficientemente conocido y reconocido entre los amantes a la ciencia ficción, la fantasía y el terror. Un género que no le era ajeno a María Jesús (Córdoba, 1963), traductora de algunos de los libros de la saga 'Crepúsculo'. «Vino a Gijón invitado por la Semana Negra en el verano de 2008, en una gira de promoción de 'Canción de Hielo y Fuego', que ya empezaba a despegar en ventas y a consolidarse como una serie de importancia en el mercado tanto anglosajón como español», señala. Unos años después, en 2011, se estrenó 'Juego de Tronos', basada en la serie de novelas de R.R. Martin.

Columnata de la Mezquita de Córdoba

En el mundo fantástico que construye el autor estadounidense viven reyes y reinas, príncipes y sirvientes en majestuosos castillos. Algunos de los que construye en sus textos estaban basados en el Alcázar de Segovia o la Alhambra de Granada, y aquí precisamente quería viajar R.R. Martin aprovechando su estancia en Gijón. Así se lo indicó a su editor en España, Alejo Cuervo, quien a través de su asistente, Álex Vidal, contactó con María Jesús para programar el viaje por el sur. «Cuando me dijeron que llegaría a Córdoba un 21 de julio, y conociendo sus condiciones físicas, de inmediato les expresé mi preocupación por las temperaturas tan extremas que tenemos en esas fechas», recuerda la profesora. Pero le dijeron que ya se lo habían comentado y que él había respondido que las temperaturas eran parecidas a las de Santa Fe, su lugar de residencia en EE UU. Pero el calor de Córdoba en verano es mucho calor, como pudo comprobar RR Martin. «Firmó libros en una librería pequeñita, especializada en cómics, algo impensable hoy día, cuando llena grandes superficies», recuerda María Jesús. Fueron a comer, con su marido, también profesor, y ya comenzó a acusar el cansancio. «Al día siguiente visitamos la Mezquita, que casi no pudimos disfrutar de la cantidad de gente que había, quisimos llevarle a algunos otros lugares cercanos, pero se negó en rotundo a moverse del entorno del hotel».

Alcázar de Segovia

La siguiente parada promocional, camino de Málaga y Gibraltar, fue Granada. Pero en vez de tomar la autovía, María Jesús y su marido llevaron a R.R. Martin por la carretera que sigue la antigua frontera nazarí y donde los castillos se alinean formando una hilera cada 20 o 30 kilómetros. «Pudimos ver Zuheros, Luque, dos castillos roqueros que le impresionaron mucho, luego Alcaudete, donde quisimos hacer parada, pero nuevamente la temperatura lo impidió y el de Alcalá la Real. Los vimos todos desde la carretera y él comentó que había visto más castillos en esas dos horas que en todo el tiempo que llevaba en España, casi un mes».

Dice María Jesús que Granada le causó una enorme fascinación, sobre todo cuando, por la noche, le llevaron a cenar a un carmen del Albaicín desde el que se podía ver toda la Alhambra iluminada.

Sala de armas del Alcázar de Segovia

De aquel viaje recuerda como anécdota divertida la pasión que despertaron en el escritor estadounidense las aceitunas: «fueron para él un auténtico descubrimiento, las comía con pasión, le gustaron mucho más que el jamón», relata. «Creo que uno de los mejores ratos los pasó en mi coche, con el aire acondicionado a toda potencia y comiéndose un helado». Ellos se despidieron en Granada, y George R.R. Martin continuó viaje a Málaga y después a Gibraltar.

El encuentro de María Jesús Sánchez con RR Martin no fue nada casual. Ya había colaborado en la traducción de la saga Crepúsculo, desde el segundo libro, y aparece como traductora, junto a Miguel Pallarés, en el cuarto. Una afición por el inglés y la traducción que se gestó en sus vacaciones en Fuengirola, donde acudía a librerías de antiguo para comprar libros en inglés que dejaban los turistas a mejor precio. Allí encontró ‘El escudo de los tres leones’, de Pamela Kaufman, una novela de aventuras ambientada en la Inglaterra de la Edad Media. «Pensé entonces que la ilusión de mi vida sería traducir ese libro... y mira, ahí está, editado por Espasa, ‘best seller’ durante muchos años...».

Jardín del  Alcázar de Segovia

A Fuengirola acudía con su familia, sus padres, maestros, y su hermana. «No faltábamos ningún año». Venían con primos y otros familiares, y andar por el paseo marítimo era una sucesión de saludos: «todos nos conocíamos, era como estar en Córdoba», recuerda . Una enfermedad alérgica la trajo hace dos cursos a Málaga. «Nos hemos hecho boquerones sin ningún trauma», reconoce. «Málaga nos ha acogido con los brazos abiertos, y tengo unos compañeros de trabajo espectaculares». En su memoria permanecen ese viaje interminable cada verano con destino a Fuengirola, con el coche hasta arriba, las curvas de las Pedrizas y el despiste de su padre, que siempre se perdía a la hora de tomar la carretera de la Costa. Y esos libros en inglés que compraba a un precio reducido y que le abrieron la puerta a esta gran pasión, la historia, la lectura y la traducción.


Tomado de Diario Sur


******



M. J. Sánchez

Soy profesora de instituto, en la especialidad de Geografía e Historia, en la actualidad, bilingüe. Aprendí a hablar inglés en la infancia, posteriormente estudié también alemán y francés, aunque no los hablo. En un programa dentro de la universidad, traduje “la España Inexplorada”, libro de viajes de unos exploradores ingleses que vivieron en España en el XIX-XX. Participé en la web literaria Cyberdark, donde codirigí un taller literario y posteriormente escribí artículos, reseñas y crítica literaria en la revista de género fantástico "Galaxia". También he trabajado como traductora en Suma de Letras, Espasa, Minotauro y otras editoriales con títulos como "The Host" en solitario y otros en colaboración como "Amanecer" de Stéphenie Meyer, "El escudo de los tres leones" de Pamela Kaufman o los primeros libros de la saga de los Demonios de Peter V. Brett. Publiqué mi primera novela en 2010 de género paranormal aunque con fuerte componente histórico, "Después de ti, nadie", en el sello Satén (RBA) y durante este tiempo he compaginado la educación con la escritura de una novela histórica aun no terminada sobre la conquista cristiana de Córdoba y su colonización, además de otros proyectos literarios. Este año he codirigido la I HeartCon, una convención de novela romántica en la ciudad de Málaga, donde vivo en la actualidad.



jueves, 9 de noviembre de 2017

Invitación a la Celebración de los 100 años del Natalicio de los músicos Antonio Lauro y Freddy Reina





Estimados Amigos

El Grupo Li Po, la Asociación Cuerdas Pulsada y Cultivalor los invitan cordialmente este  jueves 16 de noviembre de 2017 a las 3pm en la Casa de la Cultura de Naguanagua a la conferencia: "Sonido, materia prima de la música" dictada por el músico Víctor Hernandez que forma parte de las celebraciones de los 100 años del Natalicio de los músicos Antonio Lauro y Freddy Reina. Las actividades continuaran las siguientes fechas:

Sábado 18 de Noviembre

Recital de la Asociación Musical Cuerdas Pulsadas, con la participación de :

Richard Gómez
Miguel Montilva
Francisco Terán
Jorge Pérez
Quinteto 4 y Cuatro conformado por Víctor Hernandez, Jorge Pérez, Adriana Rigo, Francisco Terán y Jesus Useche.

Hora: 11 am.

Lugar: Biblioteca de la Casa de la Cultura de Naguanagua.



Domingo19 de Noviembre

Recital de la Asociación Musical Cuerdas Pulsadas, con la participación de :

Luis Adolfo Baradat

Mujeres Cuatristas de Venezuela

Hora: 11 am.


Lugar: Capilla Nuestra Señora de Begoña, frente a la Plaza Bolívar. Naguanagua




Entrada libre.

Los esperamos.


martes, 7 de noviembre de 2017

Invitación al videoforo: La Carrera Espacial de Von Braun Versus Korolev.





Estimados Amigos

El Grupo Li Po, la Asociación Carabobeña de Astronomía y la Sociedad Astronómica UC los invitan cordialmente este  jueves 9 de noviembre de 2017 a las 7 pm en el Colegio de Ingenieros de Valencia al Video Foro: La Carrera Espacial de Von Braun versus Korolev – Ing. Alcides OrtegaSociedad Astronómica UC.


 


La actividad se realizará en el Salón Blanco del Colegio de Ingenieros.

Centro de Ingenieros del Estado Carabobo Avda. Los colegios, Guaparo (Salón Blanco).


Observación Telescópica del Cielo (Si las condiciones atmosféricas lo permiten)

Nota: Las actividades se realizarán todos los segundos Jueves de cada mes del año 2017.


Entrada libre.

Los esperamos.

domingo, 5 de noviembre de 2017

¿Qué hace un judío soviético y Sherlock Holmes en Málaga? Una historia en un cuadro.



 “Naturaleza Muerta con lámpara”. Gracias a la gentileza de Jorge Mh.



¡¡Damas y caballeros, pasen y acomódense!!

Arrellánense en su sillón victoriano, carguen suavemente la cazoleta de una pipa calabash con su mezcla de tabaco preferido; descansen los codos; unan las yemas de sus dos manos, como si orasen; e imaginen al propio Sherlock interpretar el Concierto para violín nº 1, de Prokofiev




−o, si prefiere algo más bolchevique, de la época, la Sinfonía para Sirenas de Fábrica, de Avraamov− (¡Rediós…! ¿puede haber algo más pro-soviet que ese título?). 


Ahora… relájese y disfrute.


Porque Pacoman, cronista oficioso de la movida tangencial malagueñas y las editoriales indy de género en la ciudad, ufano polemista declarado del fandom patrio, nos presenta el extraño caso del cuadro judeo-ruso que cruzó a Holmes con la revolución bolchevique en esta Málaga de nuestros amores, que hoy despunta, pinturera, en el ámbito cultural. Un caso resuelto de forma un tanto arriesgada, pero con éxito, gracias a la inestimable colaboración del maestro López Aroca, que aporta, cual Watson de lujo, su sapiencia inmemorial.

«Cosas veredes, amigo Sancho…» (Y algunos nos lo perdimos):

Manuel Berlanga

*******


La primera en el peligro de la Libertad, la muy Noble, muy Leal, muy Hospitalaria, muy Benéfica y siempre Denodada Ciudad de Málaga estuvo exponiendo desde Julio de 2016 hasta Enero de 2017 el cuadro “Naturaleza Muerta con lámpara” fechado entre 1917 y 1919, óleo sobre cartón 53 x 36,2 centímetros del artista ruso David Shtérenberg. Curiosamente en el dossier de prensa de la exposición, aparece este cuadro datado a comienzos de la década de 1920, óleo sobre cartón, y con otra medida de alto: 50 x 36,2 centímetros. Esta efeméride se enmarcó en la exposición temporal CHAGALL y sus contemporáneos rusos en Colección del Museo Ruso (Edificio de Tabacalera).

Detalle del cuadro. Gracias a la gentileza de Javier Jiménez Barco. 


Como se aprecia en la imagen se da la feliz circunstancia que el libro que aparece en esta naturaleza muerta es un ejemplar de un pastiche holmesiano.


David Shtérenberg



David Shtérenberg ruso judío acudió a París, como casi era obligado en esa época siendo pintor. Su pintura está influenciada fuertemente por el cubismo. Tras el éxito de la Revolución de Octubre en 1917 regresa a Rusia, donde trabajará de comisario de asuntos artísticos en la época en que pintó el cuadro que nos ocupa. Tras conseguir medrar en el sistema político artístico de la primera época del socialismo real soviético. Como no podía ser de otra forma, el Partido Comunista acabó cercenando su libertad creativa. 



El gran holmesiano Alberto López Aroca acudió en mi socorro cuando pedí ayuda en el foro de Facebook Círculo Holmes para identificar la portada que aparece en el cuadro. Cedo la palabra al docto López Aroca, al que le agradezco sus palabras y sus imágenes.

Salvo error mío, creo que la portada es la edición rusa del nº140 de la serie de pastiches alemanes AUS DEN GEHEIMAKTEN DES WELT-DETEKTIVS. Este se titula “Ricardo Sacco, der Hungerkünstler und die Söhne Siwa”, que podemos traducir como “Ricardo Sacco, el Artista del Hambre, y los Hijos de Siva”. Se publicó originalmente a finales de 1909 en Berlín, y que yo sepa, nunca se tradujo al castellano.

Fotogramas de Der Mann Der Sherlock Holmes War (1937) donde se identifica claramente la portada del pastiche. Gentileza Alberto López Aroca.


No tengo una reproducción en color de la portada original, pero sí que aparece varias veces en los títulos de crédito de la película alemana “Der Mann Der Sherlock Holmes War” de 1937 (Director Karl Harti), que adaptaba una novela de R.A. Stemmle que sí tiene traducción al castellano: El Hombre que fue Sherlock Holmes. La película es una parodia, con dos ingleses que se hacen pasar por Holmes y Watson.

 Cartel de El Hombre que fue Sherlock Holmes (1937, Karl Harti) 




Respecto a la historia de este número de las “Memorias íntimas”, no la tengo ni la he leído, pero sí que puedo decir algo: Ricardo Sacco es un personaje real, un artista circense de un subgénero que estuvo en boga a principios del siglo XX, los “artistas del hambre”: el espectáculo consistía en no comer durante días y días. Estos artistas eran célebres en todo el mundo, pero la moda pasó.  Kafka escribió sobre este asunto en “Un artista del hambre” (1922).

Retrato del artista del hambre, Ricardo Sacco. Gentileza Alberto López Aroca.



En la serie original de las “Memorias íntimas” alemanas, se utilizaba de vez en cuando a personajes reales; por ejemplo, en uno de los números Sherlock Holmes cruzaba sus pasos con Houdini. Ricardo Sacco apareció en el nº140, y más tarde, en el nº196: “Der Doppelgänger Ricardo Saccos”. También, me consta que Sacco apareció en la versión francesa de las “Memorias íntimas”, en una de las aventuras de Harry Dickson escrita por Jean Ray.

Los “Hijos de Siva” a los que hace referencia el título, si no me equivoco, son esos tres indios que, en la ilustración, están secuestrando, presumiblemente, al Artista del Hambre, vaya usted a saber por qué. (Reproduzco también una portada de la edición rusa de la serie alemana).

Portada de un pastiche traducido al ruso. Gentileza Alberto López Aroca. 


En el audio de la Exposición referente al cuadro, el 84 concretamente, nada se comenta al respecto de la portada del libro y mucho menos de los artistas del hambre. Olvido que personalmente me llama la atención.

Pésima fotografía del identificador del cuadro y pista de la audio-guía.


Cualquiera tendría la tentación de pensar que la referencia al artista del hambre tiene algo que ver con la hambruna del Volga de 1921-22. Cabe recordar que el Volga mayoritariamente discurre en la Ucrania natal de David. No confundir esta hambruna con la que Stalin provocaría años después en Ucrania, 1932-33 la terrible Holodomor. Pero las fechas no acaban de cuadrar, el cartón se acabó de pintar unos años antes, aunque ya hemos visto que las fechas bailan un poco y no es descabellado suponerlo.

David medró en el sistema soviético, no en vano de 1917 a 18 fue comisario artístico, para pasar a Jefe de Departamento de Fine Arte hasta 1920. Recordemos que pintó el cuadro entre 1917 a primeros años de los veinte, justo cuando más éxito profesional tenía en el régimen bolchevique. Pero comienza su lento declive, en los años treinta es obligado a pintar más realísticamente y en 1948 está completamente olvidado.

De 1918 a 1920 se produce la Guerra Civil Rusa donde bolcheviques (los que finalmente se impondrían), blancos, anarquistas y nacionalistas separatistas (los verdes) aplican una práctica terrible: “vivir de la tierra” tomando por la fuerza la comida a los que la cultivaba, alimentaban a su ejército y partidarios, imposibilitando que sus enemigos accedieran a ella. Es fácil comprender que el hambre asolaba los campos de Ucrania y colindantes. No es necesario esperar más y comprender que David lo plasmara en su obra.

 Cartel soviético instando a ayudar a los hambrientos durante la hambruna. El cartel reza, en ruso: 

"¡Recordad a aquellos que pasan hambre!"


Aunque la tentación es grande: ¡Unos indios que roban a un artista del hambre! ¿Querían las autoridades soviéticas esconder el hambre del Volga? ¿Hacer desaparecer sus errores de diagnóstico y planificación? Que sencillo sería pensar que David modificó posteriormente su obra cambiando la portada del libro o modificando la fecha de su cuadro para manifestar su repulsa pero sin exponerse a ser depurado. Una historia que encajaría perfectamente en los esténtores de lo que se llamó el Gran Juego y donde muchísimos pastiches han tomado acomodo.

Una curiosa intrahistoria de un cuadro que vino de visita a Málaga y que casi pasó desapercibida.

by PacoMan





*******




POST SCRIPTUM 


by PacoMan respecto al artículo: me lo acabo de leer, y me parece bastante arriesgada tu hipótesis sobre la crítica a las hambrunas (cogida por los pelos, que se dice). Yo, personalmente, diría que en esta obrita de Stehrenberg estamos ante un precursor del arte pop, y si quieres, del apropiacionismo que tantos artistas practican hoy día (por ejemplo, la pájara aquella sevillana, de feo recuerdo). Pero claro: no es lo mismo hacer un corta-pega con Photoshop y no acreditar al autor, que hacer una versión, dentro de un contexto (mesita y lámpara), de una portada de un pastiche holmesiano que, en aquellos días, se podía encontrar en cualquier kiosco.

En cualquier caso, a mí Stehrenberg me gusta más que Andy Warhol o que el caradura de Roy Lichstenstein. Dónde va a parar...

Puesto que el artista era bolchevique y, como señalas, pintó el cuadro durante la época en que era comisario de asuntos artísticos, a lo mejor lo que quiso hacer, o reflejar, o expresar, o vender, no era la dignificación de la cultura popular (en este caso, fascículos de aventurillas) por medio del arte, sino todo lo contrario: llevar el arte al terreno de lo popular, que acaso cuadre más con el pensamiento leninista. Aunque vaya usted a saber...No es necesario que me "coautorices", que el artículo es tuyo; ya estoy acreditado en el cuerpo de texto con diversas citas. Pienso yo, vamos; pero haz lo que quieras.



 Alberto López Aroca.


*******



Manuel Berlanga


En otra vida, editor del fanzine “BERSERKR” (premio europeo de CF en San Marino, 1989), cuya labor continúa hoy en www.berserkr.es como articulista y escritor ocasional.  TerMalita irredento, no desaprovecha ocasión de participar en una buena tertulia sobre fantástico (mejor con cerveza delante).

*******



Alberto López Aroca (Albacete, 1976) es escritor de novelas, relatos, pastiches y ensayos sherlockianos, autoedita sus obras que comercializa en su propia web. Recientemente está desarrollando tareas relacionas con la edición: corrección de textos, maquetación y edición tanto de sus propios textos como para terceros. En su faceta de editor destacan los recopilatorios de Curtis Garland así como la revista Ulthar



*******


by PacoMan 

En 1968 nace. Reside en Málaga desde hace más de tres lustros.
Economista y de vocación docente. En la actualidad, trabaja de Director Técnico.

Aficionado a la Ciencia Ficción desde antes de nacer. Muy de vez en cuando, sube post a su maltratado blog.

Y colabora con el blog de Grupo Li Po




miércoles, 1 de noviembre de 2017

INVITACIÓN A LA FUNCIÓN : AMIGOS Y COREOGRAFOS






Estimados Amigos


Tenemos el gusto de invitarlos este 10 de noviembre de 2017 a la función Amigos y Coreógrafos. La actividad se realizará en el Teatro Arlequín ubicado en la intersección de la calle Vargas con la avenida Anzoátegui en el casco histórico de Valencia, la de Venezuela, a las cuatro de la tarde.



Para compra de entradas y mayor información comuníquese a este números: 


  • 0416-445.41.68.



  • 0241-8586948










martes, 31 de octubre de 2017

En la pista de los libros de artista





















Estimasdo Liponautas

Hoy tenemos el agrada de compartir una nueva entrada de nuestro amigo Carlos Yusti.

Esperamos la disfruten.



*******
James Joyce



Carlos Yusti

Viernes 16 de Septiembre de 2016


Comencé a interesarme por los libros-objeto y los libros de artistas gracias a un texto de James Joyce que aparece en el capítulo 17 del Ulises. Leopold Bloom escudriña las gavetas de la cocina:


Dibujo de Leopold Bloom realizado por James Joyce

¿Qué contenía el primer cajón abierto?

Un cuaderno de caligrafía de Vere Foster, propiedad de Milly (Millicent) Bloom, algunas de cuyas páginas llevaban dibujos esquemáticos, subtitulados Papi, que mostraban una gran cabeza globular con 5 pelos de punta, 2 ojos de perfil, el tronco completamente de frente con 3 grandes botones, 1 pie triangular: 2 fotografías amarillentas de la reina Alejandra de Inglaterra y de Maud Branscombe, actriz y belleza oficial: una tarjeta de Pascuas con una representación pictórica de una planta trepadora, la inscripción Mizpah, la fecha Navidades de 1892, el nombre de los remitentes: de Mi. y Mis. M. Comerford, el versículo: Que estas Pascuas te traigan paz, felicidad y júbilo venturoso: (…) algunas monedas austrohúngaras heterogéneas: 2 papeletas de la lotería patrocinada por la Corona húngara: una lupa de poca potencia: 2 fotolitografías eróticas mostrando a) coito bucal entre señorita desnuda (presentación trasera, posición superior) y torero desnudo (presentación delantera, posición inferior) b) violación anal a cargo de religioso varón (enteramente vestido, ojos turbios) de religiosa hembra (parcialmente vestida, ojos diáfanos), adquiridas por correo en el Apartado n.º 32, Estafeta de Correos de Charing Cross, Londres, W. C.: un recorte de periódico de una receta para la restauración de botas viejas marrones: sello adhesivo de 1 penique, de color lila, del reinado de la Reina Victoria: (…).

Y así otros etcéteras.

Lo que me gustaba era la descripción que convertía en visual una serie de objetos, fotos y papeles variados agrupados sin conexión alguna.

Arno Schmidt

El otro hilo, de este zurcido un tanto descolocado, fue un documental del escritor Arno Schmidt, considerado como el “Joyce alemán”. Cuando Schmidt comenzó a escribir y a realizar su primeros textos experimentales no había leído a Joyce. Luego de leerlo subrayó mucho más su experimentación estilística y su libro Zettels Traum (o El sueño de la ficha) es (grosso modo) un monumental (1.330 páginas) ensayo sobre Edgar Allan Poe. Para tal fin su autor redactó a mano 130.000 mil fichas y que mecanografiadas llegaron a la cifra de un millón ciento treinta con un formato de 33 x 44 cm. El derrotero temático del libro se podría simplificar así: una pareja de traductores están en los preparativos para iniciar la traducción de las obras de Edgar Allan Poe. Como parte del trabajo visitan a un anciano y ermitaño polígrafo, aparte de buen conocedor de la vida y obra de Poe, Dän Pagenstecher, para solicitarle algunas orientaciones. Durante un día completo (los acordes joyceanos son innegables) el lector participa de paseos, conversaciones, sospechas amorosas entre Dän y la hija del matrimonio, de dieciséis años, la visita a una feria campestre y casi siempre discusiones, citas y comentarios sobre Poe



Lo singular es que Arno Schmidt utilizó tres columnas, que se entrelazan, para desarrollar el libro. La columna central de la página desarrolla la acción externa e interna, la anécdota junto con el diálogo y el monólogo interior del anciano polígrafo. A la izquierda encontramos la discusión sobre Poe, llena de citas, y en el margen derecho se desarrollan los comentarios adicionales, las notas al pie y las acotaciones del propio escritor. Además cada página está llena de subrayados, líneas e incluso dibujos sin contar los neologismos y las palabras inventadas por el autor.

Ruscha en 1964, fotografiado por Dennis Hopper.


Esto me llevó hasta el artista Ed Ruscha, quien veía al libro no como Borges, para quien era “una extensión de la memoria y de la imaginación”, sino como una composición repetitiva de palabras y páginas, especie de objeto curioso y estético. A Ruscha le fascinaba ese sentido casi mecánico del libro con hojas y palabras produciendo una frecuencia repetitiva. Con esta idea elaboró su primer libro: Twenty-six Gasoline Stations, (Veintiséis estaciones de gasolina, publicado en 1963) como una composición de repetición. Eran 26 fotos cuyo tema eran gasolineras un tanto desoladas, ubicadas en la ruta 40 entre las ciudades de Los Ángeles (donde vivía) y Oklahoma (lugar de residencia de su madre), por las que pasaba cada vez que la visitaba. Realizó una autoedición con tiraje de 400 ejemplares y luego los colocó en cada una de estas gasolineras para su venta. Sus otros libros también eran de fotografía, como Todos los edificios de Sunset Strip, del año 1965. El libro presentaba en un formato panorámico la totalidad de los edificios a ambos lados del bulevar californiano de Sunset Strip. Lo interesante es que el interior del libro está encuadernado en forma de acordeón, mediante la unión de nueve fragmentos de papel doblados en veintisiete pasos, con una longitud total de unos ocho metros. Las imágenes que contiene recogen todos los edificios de la calle mencionada en el título en un rango de números, que van del 8024 al 9156, para los pares, y del 8101 al 9145 para los impares. Cada una de las secuencias aparece impresa en una larga fila, arriba y abajo de la página (esta última invertida), de modo que tienen absoluta autonomía. El texto del libro sólo ofrece información de los números de las casas fotografiadas y de las calles transversales que cruzan la calle principal. Este recorrido el artista lo hizo con una cámara montada en un camión; el tiempo que le tomó conducir los dos o tres kilómetros del recorrido y volver fue apenas de 35 minutos. No obstante, armar las fotos, unirlas, luego doblar y pegar las hojas impresas a mano le llevó alrededor de nueve meses. Ya el lector no sólo vería el libro, sino que lo manipularía como un artefacto que se despliega y el cual tiene que girar. El artista confeccionó un libro a su gusto, o como él lo dijo: “No soy un gran lector, pero amo los libros, los que son como objeto físico”.

Edición de Twenty-six Gasoline Stations.

Los antecedentes del libro de artista apuntaban a Giovanni Battista Piranesi y sus grabados sobre esas cárceles imposibles y laberínticas. Aparecieron impresas a mitad del año 1740. Goya hizo lo propio que Piranesi con sus Caprichos. Agrupó un conjunto de ochenta grabados, un tanto oscuros y grotescos, para ser vendidos como una obra en su totalidad en cuanto a coherencia y temática. Goya se preocupó por los temas y las tonalidades de la tinta que tendría cada dibujo. Luego estaba William Blake, cuya idea de crear libros con textos e imágenes se asume a plenitud. Blake creó sus conocidos Libros Iluminados (Illuminated Books), denominados así debido a que el poeta creó una técnica de impresión al emplear una solución, que él mismo concibió, que le permitía combinar, en una misma laminilla de cobre, texto y dibujo. Otro nombre en estos antecedentes fue el de William Morris, que concibe el libro desde una visión arquitectónica; retoma la ornamentación de los libros medievales y lo lleva a un grado de excelencia y barroca belleza. Por último, el poeta Stéphane Mallarmé concibió dos libros (Igitur y Un golpe de dados) que de alguna manera esbozaban sus preocupaciones sobre el libro. Jorge Luis Borges lo cita en su famoso texto sobre el culto a los libros: “En el octavo libro de la Odisea se lee que los dioses tejen desdichas para que a las futuras generaciones no les falte algo que cantar; la declaración de Mallarmé: El mundo existe para llegar a un libro, parece repetir, unos treinta siglos después, el mismo concepto de una justificación estética de los males”. El libro Igitur o la locura de Elbehnon es extraño; escrito por Mallarmé en el año 1867, nunca fue publicado en vida del autor y es una obra algo resbaladiza. Con respecto al texto el propio poeta escribió: “Es un cuento con el que quiero aplastar al viejo monstruo de la impotencia y su tema con objeto de enclaustrarme en mi gran tarea…”. Su preocupación por escribir un libro total será su drama como creador. Luego de escrito Igitur hay un silencio prolongado hasta la publicación en una revista del poema “Un golpe de dados”, con una distribución espacial, casi pictórica, del poema, que lleva a escribir a Paul Valery: “Mallarmé me dejó ver por fin cómo había colocado las palabras en la página. Me parecía tener frente a mí la forma y el modelo de un pensamiento puesto por primera vez en un espacio circunscrito. Era el propio espacio el que hablaba, soñaba, daba vida a las formas temporales (…). Expectativa, perplejidad, concentración eran todas cosas visibles… Con mis propios ojos he podido ver los silencios que las formas asumían, instantes imperceptibles se hicieron claramente visibles: fracciones de un segundo durante el cual la idea viene y se va, átomos de tiempo que funcionan como gérmenes de infinitas consecuencias”.



Los artistas que conformaron las vanguardias estéticas europeas retomarían el libro para plasmar desde lo estético sus concepciones sobre la realidad y las posibilidades del arte.


Hoy la Internet copa el espectro comunicacional y el libro electrónico ha venido para quedarse, pero la transición será larga e incluso en un futuro ambos libros, el de papel y el electrónico, coexistirán, pero el libro de artista, con todo su trabajo artesanal a cuestas, será una rara joya, un artefacto insólito tanto de la literatura como del arte.



https://letralia.com/ciudad-letralia/notas-desabrochadas/2016/09/16/en-la-pista-de-los-libros-de-artista/

*******




Carlos Yusti en Barcelona, con la estatua de Colon al fondo, al final de la Rambla donde desemboca en el puerto.



Carlos Yusti (Valencia, 1959). Es pintor y escritor. Ha publicado los libros Pocaterra y su mundo (Ediciones de la Secretaría de Cultura de Carabobo, 1991); Vírgenes necias (Fondo Editorial Predios, 1994) y De ciertos peces voladores (1997). En 1996 obtuvo el Premio de Ensayo de la Casa de Cultura “Miguel Ramón Utrera” con el libro Cuaderno de Argonauta. En el 2006 ganó la IV Bienal de Literatura “Antonio Arráiz”, en la categoría Crónica, por su libro Los sapos son príncipes y otras crónicas de ocasión. Como pintor ha realizado 40 exposiciones individuales. Fue el director editorial de las revistas impresas Fauna Urbana y Fauna Nocturna. Colabora con las publicaciones  El correo del Caroní en Guayana y  el Notitarde en Valencia y la revista Rasmia. Coordina la página web de arte y literatura Códice y Arte Literal


 Tomado de Letralia